La sección de CUENTOS TAZITURNOS supone un momento de relax para nuestros amigos taziturnos. Un poquito de literatura, mientras se degusta una taza de café o una infusión nunca viene mal.

¿Y qué son los cuentos taziturnos? Pues aquí englobamos dos tipos de cuentos: a) aquellos en los que la taza interviene en el desarrollo de la historia y b), aquellos cuentos escritos en clave menor. Sí, esos cuentos intimistas, tristes, nostálgicos que tanto nos gustan.

Todos los cuentos que aquí publicamos, más allá de la temática de las tazas y del juego de palabra alrededor del adjetivo «taciturnos», son de gran calidad literaria.

Así que no te lo pienses más y disfruta de esta pequeña pero valiosa biblioteca de cuentos taziturnos.

Cuento taziturno: El vaso de leche
Escritor Manuel Rojas

Cuento taziturno: El vaso de leche

La mejor novela que he leído sobre el hambre y la precariedad es Hambre, de Knut Hamsun, publicada en 1888. En esta gran novela (que marcó una forma de hacer literatura), Hamsun relata la época en la que vivía en una pensión, escribía en los cementerios y mendigaba trabajos puntuales en las redacciones de los periódicos. No está nada mal para un vagabundo que años después llegaría ser Premio Nobel de Literatura (1920).

Continuar leyendo

Tres tazas de té, un cuento de Andrés Rivera

Mi abuelo alquilaba un pequeño departamento de dos piezas en la calle Parral, cuando Parral era ancha y de tierra. En una de las piezas dormían mis tíos Físhale y Meier; en la otra, el abuelo. Yo, los fines de semana, dormía en la pieza de mi abuelo. Me desvestía, y me acostaba en su cama. Mi abuelo apagaba la luz de la pieza, se sentaba en una silla y encendía un cigarrillo. Al rato, me preguntaba si estaba despierto. Yo le contestaba que sí, que estaba despierto, que no tenía sueño. (más…)

Continuar leyendo

Fin del contenido

No hay más páginas por cargar

Cerrar menú